WELCOME

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Hay veces en la vida que el único remedio que queda es echarle cojones y seguir adelante sin preguntarse el porqué, sin buscar las respuestas hasta debajo de las piedras, sin retroceder para coger ni siquiera impulso.
Por mucho que duela;
Porque nadie dijo que fuera fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario